Editorial Invierno 2018

Hacía tiempo que veníamos anunciando una revista, un cuaderno, un blog… cualquier cosa que nos permita poner en el espacio del común y en las manos de cada uno y de cada una esas pequeñas y no tan pequeñas ideas que nos bullen, nos hormiguean, nos inquietan, nos alegran o nos sorprenden cuando volvemos a la cueva del sueño de cada día. Y al fin, este invierno de 2018, y gracias al aporte de vitalidad que ha traído la incorporación de nuevos imaginantes al grupo, podemos cumplir la promesa. Parece que la mecha prendió definitivamente con la voz del bosque: con algo de alarma por los quemados del verano pasado, con la memoria viva de aquel incendio que no es posible olvidar, pero sobre todo con el deseo de responsabilizarnos del cuidado de un entorno que nos reclama y que nos invita a cocrear con él la realidad de un lugar vivo para hoy, pero también para muchos años en adelante. De ahí arranca una iniciativa de siembra forestal, un vivero en ciernes y buena parte de los artículos que aquí venimos a compartir y que tienen en común el ánimo de expandir el horizonte de esa alquería imaginada.

Abrimos con una pequeña reseña de la siembra colectiva en el barranco del Molino y en el Llano de los Pinos el pasado Diciembre, recogida en “La senda de los arrendajos“. Enrique Sánchez asume en “El bosque Mediterráneo” la parte más técnica y nos trae, a medida, un manual de las principales especies del bosque mediterráneo para reconocer a nuestros cohabitantes vegetales en el valle. También nos ha ofrecido para colgarla en este número como recurso, una guía de identificación y reproducción de especies forestales de la Red de Voluntarios de Sierra Nevada cuyo enlace dejamos porque nos será útil en los meses que vienen. Con “El movimiento en transición” José Luis Lozano nos hace una breve introducción a una propuesta a la que la Alquería de Quéntar se ha sumado a través de la red de municipios en transición (ver info de la red aquí). Abrimos una sección fija con las efemérides del cielo que, elaborada con la minuciosidad característica de Carlos Muñoz, nos invita a sumergir nuestra atención en la noche y sus secretos rincones (“El firmamento de invierno“). Y en “Excursión al Castillejo” también Carlos nos ofrece una ruta para los caminantes, en este caso subimos, por el camino del Duc, hasta el cerro del Castillejo (1178m). Finalmente Sata se encarga de la letra más sutil de este primer número y nos regala un poema sobre el gran incendio y un cuento que bucea en el origen mítico del valle.

Indice Invierno 2018:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s