20 de Junio de 2071 (por Melani Cortijos)

Hoy es mi cumpleaños, ya tengo 10 años y este diario en el que estoy escribiendo ha sido uno de los regalos que he tenido. También he tenido más regalos, el que más me ha gustado ha sido mi nueva mascarilla con su depurador de aire portátil a juego, son muy chulos porque son de color azul, mi color favorito, y además tienen estrellitas de colores. Cuando me lo he llevado hoy al colegio todas las chicas de clase se han muerto de envidia, porque los suyos tienen unos colores mucho más sosos y son más feos, todas menos Paula, que me ha dicho que el suyo sigue siendo el mejor, porque tiene modulación de aroma y puede hacer que el aire huela a bosque o a mar. Yo no le he hecho caso porque me parece una tontería eso de la aromatización y además el mío sigue siendo el más bonito. Mamá me ha dicho que lo tengo que cuidar muy bien para que me dure mucho, porque como se me rompa otra vez no me podrán comprar otro y me acabaré convirtiendo en una condenada. Yo no quiero ser una condenada porque me dan miedo, aunque también me dan mucha pena. Una vez le pregunté a papá por qué los llamaban condenados y me explicó que era porque no tenían dinero y no podían permitirse mascarillas, ni depuradores atmosféricos, ni siquiera chalecos térmicos para soportar el calor, así que estaban condenados a acabar muriendo por contaminación o por las altas temperaturas, pero también me dijo que no tenía que preocuparme porque a nosotros no nos iba a pasar nunca eso, ya que él trabajaba mucho para evitarlo.

La abuela me ha contado en secreto que antes el mundo no era así, que no había que llevar mascarillas ni chalecos térmicos, que donde nosotros vivimos no era un desierto, sino que había bosques donde a veces incluso nevaba y que el desierto estaba mucho más abajo, en África y que también había condenados, pero que eran diferentes a los de ahora. Pero es una mentirosa porque cuando era más pequeña se lo pregunté a mi profesora, que es la persona más lista en el mundo mundial, y me dijo un poco triste que lo sentía pero que el mundo siempre había sido así y que mi abuela estaba ya mayor y empezaba a no saber lo que decía. Además, una vez también se lo dije a mamá y las dos se pusieron a discutir hasta que al final mamá se puso a llorar y le gritó a la abuela que estaba loca. Yo también creo que está un poco loca porque la última vez me dijo que donde están los dos Polos, el Norte y el Sur, antes había dos masas gigantes de hielo más grandes que España y que además el Polo Norte ni si quiera tenía tierra debajo, que flotaba sobre el mar y eso sí que no me lo creo porque ¿cómo iba a estar flotando tanto tiempo sin derretirse nunca? Yo lo he probado con los cubitos en mi coca cola y no duran más de cinco minutos y por si fuera poco dice que si ahora el mundo es como es, es porque las personas lo destruyeron, que no lo quisieron cuidar, porque no les importaba y que ahora estamos pagando las consecuencias. No sé de dónde se saca todas estas historias. ¿Cómo iban las personas a destruir el mundo en el que viven sin importarles nada, ni si quiera el mundo que dejarían a sus hijos? Mi mamá dice que lo más importante para unos padres son sus hijos, así que eso es una mentira enorme. De todos modos a mí ya no me va a engañar porque ya soy mayor, hoy ya tengo diez años.

Melani Cortijos López

e4be0593e1ea76dee13be60254767d7a-d4j2q7u.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s